Rosario: cuando el llanto de los hombres y mujeres rescatistas, los gritos de las sirenas silenciaron la esperanza

luto

entre las lagrimas de los rescatistas y el grito desesperado de desilución de las sirenas los vehículos de todos los cuerpos de seguridad que trabajaron en Rosario, en el derrumbe de la calle Salta, terminó todo lo que se podía hacer.

Los rescatistas culminaron las tareas de rescate. No quedan desaparecidos.

esta vez no hubo aplausos por encontrar a alguien vivo, hubo desilución, impotencia y muchísima tristeza, a pesar del reconocimiento de que la gente se congregó para aplaudirlos y vivarlos, en fin: RECONOCER SU INTENTO Y TRABAJO.

Hicieron de todo, pero les quedó la tristeza.

Llantos, broncas.

Gracias a los terapeutas que estaban cerca, vecinos y a la misma gente del ejercito de salvación y grupos evangélicos que estuvieron ayudándolos permanentemente con agua, algo caliente y comida, ahora les dieron abrazos y contención, que seguramente no alcanzará, pero era lo primero que necesitaban.

AHORA QUEDA LO MAS IMPORTANTE:
LUCHAR PORQUE UNA VEZ QUE SE ENFRÍEN, SEPAN QUE ESTAMOS CON ELLOS Y QUE LOS RESPETAMOS POR ARRIESGARSE POR LOS DEMAS.  
ELLOS, ELLAS,  FUERON PURO HUEVO Y VALENTIA.
GRACIAS es lo unico que les podemos decir, y no alcanza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.